lunes, 9 de mayo de 2011

Las redes sociales y el cambio político

Gloria Álvarez Desanti, DPhil

Las redes sociales se han convertido en la herramienta tecnológica de comunicación que más crece día a día a nivel mundial; ha contribuido a la democratización de la información, brindando espacios para la opinión política de los ciber-activistas sin implicar esto necesariamente la participación política, sino que puede solamente expresar el descontento, tener un debate sobre la gestión gubernamental, o el comportamiento de la clase política. La penetración de la Internet aún es baja en los países subdesarrollados, pero lo que debemos de destacar es que los ciudadanos sienten que con sus intervenciones en el ciber-espacio pueden influir en la toma de decisiones, y esto lo deben entender los políticos.

No podemos negar el crecimiento de las redes sociales en nuestro país. Ochocientas once mil personas utilizan redes sin embargo, podemos pecar cuando queremos extrapolar los éxitos alcanzados en otras latitudes especialmente en EEUU al caso de Costa Rica. Por varias razones nuestra realidad sociopolítica es muy distinta, el acceso a Internet, a pesar de su rápido crecimiento, no se compara al del vecino del norte. Pero aún más ni siquiera en EEUU se ha podido cuantificar si el gane o la pérdida de una elección presidencial se deba a la nueva herramienta tecnológica. A modo de contraejemplo se puede citar que el gasto de propaganda política a nivel mundial cada día crece más en los medios convencionales, especialmente la televisión.

Considero que el papel de las redes sociales en Medio Oriente se ha sobredimensionado. Si bien es cierto que las redes jugaron un papel esencial como herramienta tecnológica que ayudaron a propagar el mensaje e informar sobre la situación política que se desarrollaba en su momento, por sí solas las redes no hacen una revolución. Esta solo se puede dar si porque las condiciones económicas y políticas existentes lo permiten. Las redes no son capaces de contribuir al cambio social si las condiciones económicas y sociales no están presentes. El papel político que desempeñó la hermandad musulmana a través de los años trabajando con los menos favorecidos económicamente y con los grupos medios, no se puede desconocer en Egipto como uno de los elementos que permitieron los acontecimientos recientes. Si no existen grupos organizados o partidos políticos, lo que se puede generar es un caos por falta de organización política.

En las pasadas elecciones de municipales en nuestro país, en diciembre de 2010, las redes fueron usadas para el proselitismo partidario. Pero el trabajo de las dirigencias locales en el área metropolitana fue factor determinante y ni qué decir en las áreas rurales donde la Internet tiene una influencia muy limitada.

Para concluir, una reflexión. Las redes sociales no deben ser un medio para evadir la responsabilidad política, como ocurre muchas veces. La denuncia debe ser parte de un compromiso con la acción y las causas que la motivan.

6 comentarios:

Juan Luis Bermúdez Madriz dijo...

Gloria, en efecto las redes han abierto un espacio para canalizar la participación y denuncia de quienes se perciben lejanos de defensorías, contralorías de servicios, e incluso partidos políticas. No obstante, ha sido como detapar la válvula de una olla de presión sin cocinar el cambio institucional. Por ahora, las redes son un buffer y hasta un distractor del cambio pues en el paradigma burocrático todavía asentado en el tejido humano institucional lleva a que quienes administran las redes social para la instituciones tenga poca capacidad y posibilidad de traducir la opinión ciudadana hacia los espacios decisorios. En efecto como concluís, el berreo sin arado no hará brotar semillas de esta tierra.

Bernardo dijo...

Artículo para reflexionar sobre el error de concederle preminencia a las redes sociales, sobre la gestión personal directa. Por ahora, son medios de comunicación (en el real sentido del término) y permiten un intercambio de ideas, opiniones,pensamientos y hasta trastadas. Sin todo eso, no habría libertad de expresión. Pero definitivamente la acción directa de las personas y sus esfuerzos sobre los procesos y sistemas, es determinante sino total. Gracias, doña Gloria. Muy buena su nota. ¡Felicitaciones por su blog!

Gloria Alvarez Desanti. dijo...

Hemos dado un primer paso, ojala la clase pólitica y los gobernantes sean capaces de leer le mensaje. Por el otro lado los ciudadamos no deben quedarse solo en la crítica, menos aún propiciar la difamación, es necesario pasar a la acción y ser actores del cambio que se necesita a traves de las diferentes organizaciones sociales, iglesias, sindicatos, partidos políticos. organizaciones de jóvenes.

Gloria Alvarez Desanti. dijo...

Hemos dado un primer paso, ojala la clase pólitica y los gobernantes sean capaces de leer le mensaje. Por el otro lado los ciudadamos no deben quedarse solo en la crítica, menos aún propiciar la difamación, es necesario pasar a la acción y ser actores del cambio que se necesita a traves de las diferentes organizaciones sociales, iglesias, sindicatos, partidos políticos. organizaciones de jóvenes.

alejandrojosesr dijo...

Lo que dice es una realidad, pero no menciona la importancia que ha jugado el medio cibernetico en la recoleccion de contribuciones, lo cual ha jugado un papel determinante, ya que con ello, se involucra a los donantes de 10, 20 y hasta 50 dolares, que en la ultima eleccion de Obama, fue preponderante.
Las redes solicitando apoyo a los integrantes de los partidos politicos han sido muy efectivas.
Le felicito por sus articulos!

Gloria Alvarez Desanti. dijo...

Alejandro
Tenes razón el papel que han jugado las redes en la recolección de contribuciones es otro de los beneficios que debe sumarse a la nueva herramienta tecnológica